La magia de la mariposa Monarca.

Publicado en Cultura el martes 13, febrero, 2018

 

Natalia Reza/ ÁGORA PÚBLICA.

Fotografia: Eric Sánchez.

Este año el santuario del Rosario ubicado en el oriente del estado de Michoacán, registró una buena cantidad de mariposas Monarca, aproximadamente 2.5 hectáreas de bosque están actualmente ocupadas.

A decir de Jaime González uno de los 60 guías que trabajan esmeradamente en el lugar, quien nos acompañó e indico de los cuidados y precauciones a tomar en dicho lugar; pues no solo la mariposa habita por aquí, también la víbora de cascabel, el gato montés, el armadillo, el tlacuache, el conejo y el pinzón.

Michoacán es tierra de migrantes, es famoso por la cantidad de michoacanos que viajaron al vecino país en busca de mejores oportunidades de vida, pero también es famoso por otro tipo de migraciones y el caso de la monarca es uno de ellos.

Se acerca el mes de marzo, mes en el que la mariposa monarca de la clase Matusalén termine su periodo de migración, reproducción e hibernación y tenga que partir de tierras michoacanas a su largo viaje hacia el sur de Canadá y Norte de Estados Unidos.

La especie que llega a Michoacán es la más longeva, aproximadamente de 7 meses es su ciclo de vida desde septiembre/octubre hasta febrero/marzo, a diferencia de sus padres, abuelos y bisabuelos de generaciones normales que solo viven de 4 a 5 semanas.

Aproximadamente unas 150 a 200 personas por día vienen al santuario el cual se encuentra debidamente señalado y resguardado de día y noche. Los fines de semana se esperan a unos mil visitantes diarios entre nacionales y extranjeros quienes desde temprano ascienden a la reserva para observar en los pinos y oyamel los inmensos racimos de mariposas que aguardan la salida de los primeros rayos directos de sol.

Una experiencia singular cuando apenas el sol baña las alas anaranjadas y punteadas de estos diminutos insectos que tan solo alcanzan a pesar un gramo y del silencio absoluto comienza a escucharse el aleteo constante de miles de insectos que comienzan a cobrar vida desprendiéndose de los troncos y racimos y juguetean en el viento.

La mariposa monarca es considerada una especie cosmopolita por su presencia en muchos lugares del mundo, sin embargo, solo en Norteamérica se observa este evento de hibernación y migración.

Aún hay tiempo, no deje de visitar el santuario, montar a caballo, realizar una caminata por el bosque, disfrutar de una rica comida preparada por la gente de la localidad, pero lo más importante, la experiencia de observar esta bella y diminuta especie que recorre miles de kilómetros para llegar a nuestro estado.