Mamma la vida!!

Publicado en Cultura el jueves 13, diciembre, 2018

Por Marisol Fausto

Siempre he sostenido que el mayor placer en la vida, es poder comer.

No hay mayor felicidad que un bocado de comida en la boca para remembrar aquellos ayeres de familia, de compañía, de amistad.

El alimento es tan vital para el cuerpo como tan vital es para el alma. Sé que les ha pasado, más de alguna vez, que al escuchar palabras o leerlas nos llega a provocar realmente esos sabores.

Sabores que nos gustan, y que afortunadamente, las repetimos sólo para recrearnos con su sabor.

– Perdón, pero ya empiezo a babear.

En estos momentos decembrinos, permítanme indicar precisamente: del maratón Guadalupe-Reyes, es cuando el flote de los sabores chispitean en nuestro paladar, es el momento preciso en que buscamos el calor del hogar.

Y en esta era digital, ser parte de la recreación culinaria no es nada difícil. Actualmente, entramos a la cocina a través de nuestros celulares, con el ímpetu creativo de ser todo un master chef.

Para esto, elegimos el platillo, buscamos el procedimiento menos tedioso para prepararlo y llevar a cabo su elaboración (este punto es esencial, sino lo vemos fácil no es opción).

Una vez, todo a la mano, es el momento de preguntarnos: ¿Dónde dejo mi teléfono para que no se manche?
Y por qué nos realizamos esta pregunta, muy simple: cocinamos consultando directamente las recetas en los teléfonos celulares, siendo estos nuestro pinche ideal (Ojo: hablo del ayudante de cocina).

¡No lo nieguen! Como usuarios online disfrutamos del proceso culinario tanto como del plato acabado, dado que no los percibimos como una tarea rutinaria, sino como la capacidad de crear una experiencia de vida.

Este proceso se resume en tres fases principales: la inspiración, el aprendizaje y la elaboración.

Inspiración

El proceso culinario empieza con una inspiración: la cuestión de cómo preparar el mole que la abuela compartía en festejos familiares; ese caldo de res, perfecto para los días friolentos; ese ponche para compartir entre amigos, etcétera, etcétera.

He de subrayar que el momento más importante del proceso culinario es dar al plato un toque personal para que se convierta en una receta única.

Aprendizaje

Una vez decidido qué vamos a cocinar, llega el momento de plantearnos cómo prepararlo. Entonces es cuando recurrimos a la búsqueda de Google a YouTube y Facebook, así como de familiares y amistades.

No importa si la falta de experiencia culinaria es mucha o nula, pues (nótese que soy de Michoacán) desde recetas para principiantes encontrarás, y me refiero a cómo preparar un huevo.

Elaboración

A la hora de cocinar, llegan los momentos en los que uno se plantea si lo está haciendo bien. Entonces, buscamos consejos para orientarnos.
Las consultas van de ¿cuál es la temperatura del horno para preparar pollo asado? a ¿cuánto equivale una taza en mililitros?

Lo chido es que solemos compartir esta experiencia con la pareja, con un amigo o con los hijos, por consiguiente, el hecho de cocinar es una oportunidad de pasar un buen rato con las personas que deseemos, pues ya no lo vemos como una tarea rutinaria, sino como un placer.
Creo me extendí mucho, pero de esto se trata: de Mamma la vida!!