AMLO y las condiciones para ganar en el 2018.

Publicado en Debate el lunes 30, octubre, 2017

 

Isidro Galicia/ÁGORA DEBATE.

México y su sociedad es sui generis.

Su clase media juega un papel de verdugo o catalizador de los movimientos sociales, que se gestan desde la sociedad civil y algunos vinculantes con las esferas académicas del país.

El 2018, será una elección de Estado, donde empresarios, medios de comunicación y partidos políticos delinearán la estrategia para confundir la ruta electoral y la aspiración presidencial de AMLO.

Sin embargo, aún persiste la amplia convicción de que las condiciones electorales están dadas para que Obrador al fin llegue a la presidencia de la República. Así se pensó en el 2006 y 2012.

No obstante, la indolencia gubernamental para resolver temas como la seguridad pública, los feminicidios, la pobreza, desigualdad y corrupción se mantiene como una práctica de consentimiento institucional, de permisibilidad compartida.

Esto son los pasivos gubernativos de un régimen agotado en medio de una grave crisis de credibilidad.

AMLO será presidente, sí al menos, construye condiciones básicas antes del primero de julio del 2018.

¿Qué debe suceder para que AMLO obtenga el voto mayoritario de la sociedad mexicana?

La sociedad mexicana desde el modelo estabilizador de los años sesenta, logró situarse en un esquema de confort social y burocrático, sobre todo, para todos aquellos inconformes y hasta críticos del sistema priista.

El PRI, logró atenuar los movimientos sociales y vindicarlos en un esquema de beneficios públicos y políticos, además de las medidas coercitiva y violentas.

Esa sociedad y algunos de sus sectores se domesticaron ante las maniobras de un régimen autoritario.

Hoy, México enfrenta desafíos, algunos de ellos, que afectan sobremanera a la clase media mexicana, su prestigio social se encuentra en un profundo retroceso y detrimento.

Los benefactores económicos y sociales son mínimos. La causa de la sociedad y de la clase media está sofocada.

López Obrador deberá diseñar un amplio e incluyente programa que restituya el estatus de un sector estratégico para la elección presidencial y para el desarrollo nacional: La clase medida mexicana.

Un factor más, ampliar los horizontes institucionales.

Ms allá de los resortes políticos que sustentan al régimen, Obrador debe ir al encuentro de la sociedad. Sin maniqueísmos, construir una gran alianza social y ciudadana.

La agenda de la ciudadanía se encuentra sin oxígeno político.

Amplios sectores sociales piden y reclaman su inclusión.

Para López Obrador es la última llamada.