AMLO: Ultimátum desde la izquierda.

Publicado en Debate el lunes 8, mayo, 2017

 

Isidro Galicia/Ágora Debate

 

Está por verse que el PRI pierda el Estado de México. Las añejas estructuras políticas y gubernamentales asentadas en la vida pública del estado, lo convierte en una de las fortalezas electorales del Revolucionario Institucional, que, de paso, le garantiza ganar una elección presidencial. Los llamados de Andrés Manuel López Obrador a los partidos de izquierda, se sustentan en un escenario previsible de lo que sucederá el próximo cuatro de junio, y del cómo operarán las vetustas bases partidistas del tricolor el día de la elección.

Aliarse con la izquierda de México, para AMLO representaría un gran paso que le permitiría garantizar vencer al PRI en el EDOMEX. Sin embargo, las fuerzas de izquierdas se encuentran fragmentadas y divididas. El PRD, quien se resiste a sumarse al proyecto de López Obrador, al menos no iría a una negociación bajo condicionamientos, por esta circunstancia se diluyen las posibilidades de una alianza de facto entre los candidatos de la izquierda en el Estado de México.

Aunque hoy, la campaña de candidato oficial Alfredo del Mazo, se encuentra en un interregno de crecimiento electoral, las recientes encuestas que lo ubican en empate técnico o por debajo de la candidata de Morena, no son mediciones que arrojen un resultado definitivo. El PRI transita en su pista. Conoce a la perfección los resortes del poder regional y local del EDOMEX. Sabe dónde están votos. La gran dificultad para la izquierda es la polarización ideológica que vive, e irreconciliables de los actores protagónicos del PRD y Morena.

Habría que decir, que las formas son contundentes. El llamado de AMLO desde los estrados hacia los partidos de izquierda para que se sumen al proyecto morenista, será tomado como un llamado condicionado. Hoy, la izquierda mexicana se encuentra en un dilema profundo, de ir en una gran coalición de cara a la elección presidencial del 2018, o profundizar su fragmentación para facilitar el regreso de proyectos políticos conservadores, o la continuidad del régimen priista.

El EDOMEX será el gran laboratorio electoral para la izquierda de México. De ganar Morena, los aliados del 2018 no serán solo los partidos de la izquierda, se sumarán actores de la sociedad civil y los múltiples desprendimientos partidistas. De perder, AMLO deberá replantear las estrategias electorales y las alianzas políticas, a partir de una gran coalición amplia y desde la sociedad civil. Los llamados de AMLO a la suma del proyecto de Morena quedarán como un llamado a misa, irá quien decida ir.