Durante el Primero de Julio.

Publicado en Debate el domingo 27, mayo, 2018

 

En la imagen Obrador en un acto en La Barca Jalisco.

Isidro Galicia/ÁGORA DEBATE.

Son las dos de la tarde, los cuartos de guerra de los candidatos presidenciales reciben los primeros reportes de las entidades del país, los resultados empiezan a inquietar y preocupar a más de un candidato presidencial.

Por la mañana al emitir su voto, Andrés Manuel López Obrador afirmó confiar en las instituciones electorales, políticas y de gobierno, en un último intento de advertir a la comunidad política nacional, de no dejarse seducir por la idea de un hipotético fraude electoral.

Ricardo Anata Cortés, siguió la jornada electoral en su casa en la Ciudad de México. En un par de ocasiones se trasladó a su Casa de Campaña en la zona de Polanco. La primera para reunirse como su equipo más cercano durante la apertura de casillas; la segunda vez, para conocer el primer corte de las tendencias en los estados del país a eso de las 1:30 de la tarde.

En tanto, José Antonio Meade, candidato del PRI optó por ubicarse en la sede nacional del partido; acompañado por la dirigencia y algunos funcionarios del gobierno de la República. Ante los prolongados silencios del partido oficial, los primeros reportes no favorecen en los estados históricamente priistas como Chiapas y Oaxaca,

Meade sabe que las cosas no marchan bien. Poco después de las dos de la tarde recibe una llamada del presidente de la República, Enrique Peña Nieto. Hay reflexiones y razonamientos en el diálogo entre Peña y Meade. Con rostro adusto, Meade escucha con cierto dejo de inquietud las palabras del presidente Peña; aunque aún no cierra la jornada electoral los resultados lo alejan de la competencia presidencial.

Tras emitir su sufragio, López Obrador se traslada a la Casa de Campaña. No hay declaraciones. La prensa y los medios de comunicación lo siguen hasta perderlo. A partir de este momento, Obrador no fue visto más por el círculo más cercano. Se conoció que en sigilo decidió ir a su hogar en Copilco a lado de su hijo el menor y su esposa.

Empiezan a conocerse las incidencias, se dimensiona la especulación y se prolonga la incertidumbre.  Solo en tres estados de la República se registraron incidentes destacables. Edomex, Veracruz y Ciudad de México la lucha por conseguir los votos fue ríspida entre los militantes de los diversos partidos políticos.

En la Coalición “Por México al Frente” empiezan a preparar un escenario, colocar luces e instalar sonidos. Con rapidez, Ricardo Anaya abandona por segunda ocasión su Casa de Campaña. Lo acompaña la dirigencia nacional del PAN, PRD y MC nadie emite declaración alguna.

Sin conocerse el rumbo que tomarán, una fila de camionetas blindadas arranca a gran velocidad. El entorno anayista empieza a cerrarse y reducirse; los voceros y coordinadores de campaña suben a varios autos para perderse por una de las calles alternas a la Casa de Campaña.

Obrador es quien más causa especulación. No se conoce su paradero, aunque su equipo más íntimo conoce su ubicación. Son las 8 de la noche en el centro de México, el primer en salir ante los medios de comunicación es Meade, reconoce su derrota y aplaude la participación cívica de los mexicanos.

Solo dos quedan en el camino. Desde Los Pinos se filtra que Peña Nieto emitirá un mensaje a la nación, la hora se desconoce, pero se estima que reconocerá al candidato ganador de la jornada electoral.

Son las 8:15  de la noche Anaya evita declararse ganador. Se observa confiado, pero no victorioso. Son momentos de alta tensión, evita preguntas de los medios de comunicación. Un breve mensaje de cinco minutos y desaparece del escenario.  Aun obrador no emite declaración alguna. Solo se confirma que en efecto decidió estar en su departamento de Copilco y desde ahí conocer el desarrollo de la jornada comicial.

A las 9:;30 minutos se abre la señal de Presidencia de la República, Enrique Peña nieta emitirá el mensaje a la nación. El sureste del país decidió votar por la Coalición “Juntos Haremos Historia”; a Obrador las tendencias lo favorecen en la región sureña. En el norte, Anaya y Obrador se disputan palmo a palmo los votos. En el centro Anaya aventaja levemente.

Peña Nieto aparece en cadena nacional. Con rostro desencajado y pasmado, el presidente de la República reconoce que los resultados electorales favorecen a Obrador. Una breve historia que esperanza.