Edomex: Inmunidad del PRI.

Publicado en Debate el jueves 8, junio, 2017

 

 

Isidro Galicia/ ÁGORA DEBATE.

Sin saber a ciencia cierta bajo que razonamiento los ciudadanos votaron, los electores volvieron a confiar en el PRI.

La elección del Estado de México, era significativa y simbólica por varias razones.

Era la oportunidad de castigar al PRI mexiquense. De anularlo desde la perspectiva electoral.

Con severidad, imponerle una sanción pública que lo colocará en el precipicio político.

Que, con la derrota, el PRI estaba condenado a perder el gobierno de la República en el 2018.

Pero no fue así.

Aun sin que el órgano electoral del Edomex valide la elección del pasado 4 de junio, sorprende la capacidad partidaria para sobrevivir a las tormentas y tsunamis políticos.

A pesar de la serie de sucesos durante el sexenio, que han exhibido a uno de los regímenes más corruptos en la historia moderna de México, el PRI está de pie.

Desde luego, el PRI tuerce las reglas para competir. Anula principios elementales de la competencia electoral. Coacciona la voluntad ciudadana. Cierto.  El PRI es la antítesis democrática.

Sin embargo, todas y cada una de las acusaciones no infringieron mayor daño al tricolor, salvo, que ahora la competencia electoral se cierra más.

Las experiencias de otras naciones latinoamericanas en materia de corrupción, terminan, y aún se someten a procesos judiciales, en la destitución del gobernante.

Solo por mencionar los casos de Fernando Collor de Melo y Dilma Rouseff en Brasil y Otto Pérez en Guatemala.

En México no pasa nada.

La inmunidad política acompaña al PRI. Los electores validan sus actos y los consciente.

La sociedad mexicana premia a quien infringe la ley por sistema.

Obvia los agravios y hasta los ignora.

El resultado del Edomex, es significativo para el futurismo político.

La denuncia sistémica de la oposición se agotó, respecto a la corrupción rampante que ha acompañado al gobierno de Enrique Peña Nieto, y que no serán argumentos suficientemente sólidos para derrotar al PRI en el 2018.

Al parecer a nadie indigna la corrupción, al menos, para quienes votan por un partido que quebranta la legalidad. En el 2018 el PRI competirá. Sin duda.