Edomex: La pobreza que vota.

Publicado en Debate el martes 30, mayo, 2017

 

Isidro Galicia/ÁGORA Debate

Las democracias de América Latina tienen algo en común: La pobreza.

México, es una nación, de las más desiguales del continente, factor utilitarista en los procesos electorales.

En tiempos comiciales, la pobreza de la población se mercantiliza, se usa como un bono político para la obtención de votos.

El próximo domingo el Estado de México, celebrará uno de los comicios más trascendentales para la vida pública estatal y nacional.

Pero también, es uno de los estados empobrecidos del país.

El PRI aún vive. Penosamente para la ciudadanía mexiquense, el PRI está en la competencia.

Aunque el grito de repulsa en contra del tricolor es unánime, el PRI jugara de forma ruda sus cartas. No obsequiará ventajas, ni margen de error el día de la jornada comicial.

Sabe que la elección de cuatro de junio, de ganarla, le permitirá retener el mayor capital político para su causa, y en su propio feudo.

No solo una elección está en juego en el Estado de México. Además, están en disputa el modelo económico y político del país para los próximos años.

De cara al 2018, las fortalezas del PRI para el próximo domingo descansan en el empobrecimiento del electorado.

Una población que sufraga bajo una lógica de la necesidad y de las carencias. De acuerdo a cifras oficiales en el 2014 el 49 por ciento de la población (7.5 millones) vive en condiciones de pobreza y marginación.

Esa es la ventaja del PRI. A diferencia del PAN, PRD y Morena, la radiografía de la pobreza y la realidad estadística están con el partido gobernante.

Ellos- el PRI- empobreció a sus electores. Profundizaron sus carencias y manipuló su pobreza a cambios de satisfactores materiales y económicos.

Saben dónde están asentados los cinturones de marginación. Donde votan y qué necesitan para sostener su lealtad electoral el día de la elección.

El llamado de Andrés Manuel López Obrador y Morena para que la ciudadanía reciba lo que le den, será un acto sujeto a la conciencia colectiva de los electores, y sobre todos de los votantes empobrecidos.

La pobreza condiciona procesos electivos con mayor deliberación ideológica, profundización de los debates públicos y la participación política. Al final la pobreza es una variable social que además de dar votos, da gubernaturas. El PRI lo sabe. El PRI irá por ellos.