El castillo de Reyna.

Publicado en Debate el sábado 22, diciembre, 2018

Isidro Galicia/AGORA DEBATE.

Nadie desea volver al pasado para cimentar un tiempo nuevo.

Jesús Reyna García recuperó la libertad en medio de escenarios políticos complejos al partido que lo encarceló.

Agora Política en una de sus editoriales presumió una probable liberación del ex gobernador de Michoacan, tras confirmarse de la visita de algunos dirigente políticos de Morena en semanas pasadas al recinto carcelario.

Hoy, Reyna García está libre. Desde su detención en el periodo de mayor impunidad y violencia en la entidad, el también ex legislador federal ahora se encuentra en un momento de profunda reflexión.

Su liberación se gesta en la apologica cuarta transformación de Andrés Manuel López Obrador.

En el pasado como en el presente, las reglas del juego impuestas durante el periodo hegemónico del PRI a sus militantes, alcaldes, diputados y gobernadores era la línea dura de la disciplina partidista. Sin más.

El relevo de la estructura gubernamental de Michoacan, por actores ajenos a los intereses del estado, culminó con la remoción de Fausto Vallejo y la detención de Reyna García.

Un acto a todas luces violatorio del marco constitucional del estado. Las traiciones políticas fueron los incentivos que condujeron a la narrativa de la justicia en contra de criminales y de opositores de Castillo Cervantes.  Entre los obstáculos era el entonces secretario de gobierno.

A cuatro años de obtener su auto de libertad, que se logra bajo el contexto de un PRI en la oposición y un Lopez Obrador incisivo en temas como la justicia y el combate frontal a la impunidad, Jesús Reyna recobrará una vez más su posición como militante del PRI y reconstruirá su basamento electoral en Michoacan.

Quizá, un personaje que vive para los asuntos públicos con un profundo sentido febril de la política, se desecha la posibilidad de un probable alejamiento de una actividad que lo condujo a gobernar Michoacan.

Son varias las aristas que se entretejen a partir de la liberación de Reyna García. La no lejana posibilidad de que el oriundo de Huetamo trace una ruta politica desde adentro del PRI, pero fuera de el.

El escenario nacional y la perspectiva de cambio que se vislumbra en Michoacan a partir del 2021 con Morena y PT, nuevos aliados y alianzas puede culminar con un PRI de fácto acompañando al nuevo orden político que se pre configura en tres años.

El castillo de impunidad que destronó el largo trazo político de Jesús Reyna, hoy cierra un periodo infame para Michoacan y los
Michoacanos.

La libertad de Reyna García se registra en un escenario direccionado a la alternancia política y de un nuevo orden gubernamental encaminado a la debilitar a las fuerzas de oposición.

Un escenario propicio para instalarse en un espacio partidario de peso y  contrapeso pero también de negociación.

Y el ajuste de cuentas vendrá despues.