El silvanismo y el referéndum senatorial.

Publicado en Debate el viernes 9, febrero, 2018

 

Isidro Galicia/ÁGORA DEBATE.

Ganar o perder una elección interna de un partido político, es el resultado de diversos factores, escenarios y actores políticos implicados durante las hostilidades electorales.

Sin embargo, con el paso de las semanas de las pre campañas del PRD al senado de la República en Michoacán, la contienda se colocó como una suerte de referéndum para el gobierno de Silvano Aureoles Conejo.

Y también, un escenario que se movió de una dimensión política a una de confrontación social.  En efecto, la campaña de Antonio García Conejo, hermano del gobernador, fue el paredón de las críticas, de reclamos y de confrontaciones, principalmente con los integrantes de la CNTE.

García Conejo y su equipo de campaña no dimensionaron, o si lo hicieron lo ignoraron, el efecto negativo para las aspiraciones senatoriales del hermano del gobernador, y que hoy, nada le garantiza la candidatura al senado de la República por la Coalición “Por Michoacán al Frente”.

Aun benévolos con el juicio de que la corriente magisterial provocó los eventos de sabotaje, por definiciones políticas en la pre campaña del diputado local, la CNTE como grupo de presión social en el estado, colocó a García Conejo en un contexto de tensión, que poco o nada le favoreció; salvo que se situó en el centro de la crítica política. Actos que evidenciaron el intransigencia de un gobernador y la irresponsabilidad de un grupo en el poder.

Pero ciertamente, el domingo próximo, cuando sesione el Consejo Político Nacional (CPN) del PRD defina quienes serán los candidatos a un escaño en la Cámara de Senadores, incluido Michoacán, se conocerá el nuevo escenario político que deberá sortear Silvano Aureoles partir del primero de julio.

En un primer momento, de no salir victorioso el gobernador con la aspiración de García Conejo en el CPN, deberá demostrar con hechos que Carlos Torres Piña goza del respaldo y de la confianza  para que el Sol Azteca garantice un espacio en la próxima legislatura federal y ganar la elección.

Un elemento adicional, que ante la profunda posibilidad de que Alternativa Democrática Nacional (ADN) logre un posicionamiento mayor como expresión política al interior del partido con Torres Piña, el gobernador defina quienes serán sus aliados o sus adversarios objetivos durante el proceso electoral del 2018.

Entonces, a partir del próximo domingo no será un día como cualquier otro para el régimen de Silvano Aureoles, pues de imponerse ADN, será un primer signo de debilidad política y un claro mensaje de la disminución del poder del mandatario michoacano, que, en este momento no goza de legitimidad social en Michoacán a tan solo dos años cuatro meses de la administración estatal.

Lo que se juega el PRD al interior de sus expresiones, es la unidad que deberá estar a prueba tras la designación del candidato a senador, que, puede colocar a Silvano Aureoles en una disyuntiva de lealtad partidaria; o en su caso, de jugar con varias pistas y candidatos, que el permitan confeccionar el mejor escenario para su último tercio de gobierno, sin la colaboración de ADN y del propio Carlos Torres Piña.

Lo que sería una justa interna electoral entre García Conejo y Torres Piña, al final, se tradujo en la disputa del poder entre el gobernador y la expresión de ADN, que, de acuerdo a sus cálculos obtendrían la candidatura al senado por el PRD.

Con la designación del candidato a senador, el domingo surge un nuevo escenario político para Michoacán.

El referéndum ya inició y Silvano Aureoles lo va perdiendo.