INE: regresión a la confianza.

Publicado en Debate el domingo 11, junio, 2017

 

Isidro Galicia/ÁGORA DEBATE.

Como dardo envenenado, la elección del Edomex incubó la desconfianza hacia el 2018.

Las revelaciones de hechos registrados en la elección mexiquense, detonó la advertencia que la elección presidencial del próximo año, se desarrollará en condiciones inequitativas.

Desde la ciudadanización del órgano electoral federal con la reforma política de 1996, se pretendió ganar en autonomía, imparcialidad y confianza.

Hoy, a una semana de haberse efectuado los comicios en el Estado de México, la actuación del órgano electoral local y los desvaríos discursivos del Consejero Presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, profundizaron la crisis de credibilidad del árbitro electoral federal.

Invariablemente, la sospecha de imparcialidad del INE, de los órganos electorales estatales y de su actuación extraña en las elecciones del cuatro de junio, acrecentaron las dudas de la autoridad legal y moral de los encargados de vigilar las elecciones.

Los ciudadanos presagiamos un mal augurio y un pesimismo fundado en los comicios del 2018.

Donde las prácticas ilegales y las argucias electorales, determinarán en buena medida el resultado de la elección del próximo año.

Lorenzo Córdova, un académico y estudioso del sistema electoral en México, sucumbió ante el poder.

Su historia académica se encuentra en vilo, derivado de sus juicios complacientes y permisibles ante la serie de irregularidades fehacientes en la elección del Estado de México.

La confiabilidad del INE se encuentra en riesgo. Uno de los argumentos centrales de las reformas electorales de los años 90´s fue acabar con las elecciones sin competencia.

Hoy, la democracia mexicana se encuentra en una etapa regresiva, donde el órgano rector de la organización de la elección presidencial, vacila en su autoridad legal.

Acudir a una nueva y ciudadanización del INE, es asistir a un nuevo artificio político y a un montaje democrático.

Pensar que la elección del Edomex se dio bajo circunstancias democráticas normales, es presuponer que el fraude electoral se maquina solo en el imaginario colectivo.

Al menos yo, no confío en el INE.