La CNTE: Y la extraña dictadura.

Publicado en Debate el domingo 28, enero, 2018

En la imagen  reunión del gobierno de Michoacán con la CNTE.

Isidro Galicia/ÁGORA DEBATE.

Nadie comparte los mecanismos de resistencia de los pequeños reductos de emancipación social del México del siglo XXI.

Alteran la cotidianeidad, modifican la agenda personal y colectiva de los ciudadanos. Apremia el tiempo e irrita su fundamento ideológico y la sesgada forma de concebir a la educación.

No obstante, esas aisladas expresiones contestatarias, categorizadas como violentas e irracionales por los regímenes neoliberales o conservadores, protagonizan las últimas batallas de obstinación en contra del “horror económico”, citando un título del libro de Viviane Forrester, ensayista francesa.

Las más de tres décadas de la dictadura de la pobreza, marginación y exclusión han provocado el rompimiento del mosaico social mexicano y del mundo. Modelo economicista que tiene como propósito profundizar la desigualdad y mantener a la mayor parte de la población mundial empobrecida.

México no es la excepción. Los gobiernos neoliberales se han habituado al conflicto, a la confrontación y a la violencia, como sistema para sostener una doctrina económica rapaz y deshumanizada.

Con el control del modelo económico y de los medios de comunicación masiva, los gobiernos neoliberales sostienen a sangre y fuego una lógica económica global, en detrimento de la inmensa mayoría de la población.

La CNTE es una de las expresiones sindicales que se resiste a la dominación económica. Ciertamente, además, de la propaganda oficial que deslegitima sus propósitos educativo y sociale ante la sociedad, en el fondo el movimiento magisterial, es un peleador solitario que se enfrenta a la colosal dictadura económica.

Pero también existen los factores que han propiciado la animadversión y rechazo de la ciudadanía, ante la movilización de los maestros mexicanos.

Por un lado, nuestra sociedad observa con desprecio los acontecimientos públicos. Su asilamiento intelectual, ha propiciado que la desinformación se sitúe en un espacio de “verdad” irrefutable.

La ignorancia como arma de control social y político, ha desembocado en una parálisis colectiva de una ciudadanía acrítica y desinteresada de los que a su juicio no les afecta, salvo las acciones urbanas.

Hoy, la CNTE transita por un espacio complejo y desolador. Su lucha se mueve en pequeñas batallas con dos enemigos enfrente: El gobierno y la sociedad.

Sin que, al momento, la lucidez intelectual de la población brille como una luz de reflexión racional.

Como México y en el mundo, la extraña dictadura económica trasgrede la dignidad y la inteligencia humana.

Los pequeños reductos de resistencia social serán sofocados con el uso legítimo de la violencia por los gobiernos neoliberales.

Y que hasta el momento, van ganando la batalla.