Ley de Seguridad Interior: Libertades condicionadas La iniciativa es contradictoria y ambigua

Publicado en Debate el jueves 6, abril, 2017

Isidro Galicia Ramos/ Ágora Debate

 

Bajo el riesgo de militarizar la vida pública, de incrementar las violaciones a los derechos humanos y desmantelar las corporaciones policiales del país, en el Senado de la República, se discute la iniciativa de Ley de seguridad Interior que el PAN y PRI promueven, a pesar que la iniciativa de decreto contiene ambigüedades y contradicciones, en cuanto a la declaratoria de afectación de la seguridad interna.

Ésta iniciativa presentada por el Grupo Parlamentario del PAN y avalada por el PRI, la propuesta legislativa legaliza las acciones de seguridad pública que efectúan las Fuerzas Armadas desde el 2006, a partir del sexenio de Felipe Calderón Hinojosa.  La iniciativa, aunque no suprime las garantías constitucionales de los ciudadanos, sí hay una violación al artículo 129 constitucional, donde el proyecto de ley señala que, -solo se podrá legitimar la acción del Ejercito cuando se violente la paz-; la paz, además de una interpretación amplia, es un término ambiguo y contradictorio.

Ante la propuesta en la Cámara Alta, el Ejercito mexicano perdería su espíritu original en cuanto a sus tareas reservadas en la constitución, pues se suprimirían y desmantelarían las policías del país. En materia de los derechos humanos, mientras el Ejercito no tenga una instrucción especializada para el servicio en las calles, se corre el riesgo de incrementar las violaciones a los derechos humanos. Por ello, es necesario que se fortalezcan a las policías mediante procesos de capacitación, más allá de una iniciativa que modifica las tareas originales de las Fuerzas Armadas.

La Iniciativa de Ley de Seguridad Interior, fue presentada en el Pleno del senado el 13 de septiembre del 2016, por el legislador del PAN, Roberto Gil Zuarth, dicha iniciativa de decreto cuenta con 49 artículos. La controvertida legislación, se encuentra en análisis en la Comisión de Gobernación de la Cámara de Senadores, donde se estima que en el mes de abril quede dictaminada y aprobada por el pleno de la Cámara Alta. De no ser así, acudirían aún periodo extraordinario para su aprobación.

De acuerdo a diversos colectivos nacionales, este proyecto de iniciativa de ley, se acentuarán las violaciones a los derechos humanos, como ha sucedido en las acciones emprendidas contra el crimen organizado, desde que se lanzó la “guerra en contra del narcotráfico”. Asimismo, el basamento constitucional que se observa en el horizonte, de prosperar el proyecto legislativo, es un camuflaje para el control social.