Michoacán y la simulación política.

Publicado en Debate el jueves 1, febrero, 2018

Fotografía: Eric Sánchez.

Hypatia López/ÁGORA/ENSAYO.

Michoacán es un estado con una población que rebasa los 4.7 millones de habitantes. Pero ¿qué representa para los michoacanos este dato, en medio de un año electoral? Veamos, según datos del INEGI, Michoacán ocupa el 9º lugar en importancia por número de habitantes.  Es decir, Michoacán no es un estado prioritario en la carrera por el poder político.

Si analizamos detenidamente cuáles son las ocho entidades federativas más pobladas en el país, encontramos la siguiente tabla:

Entidad Federativa Millones de habitantes Porcentaje % del total de la población
1.        Estado de México 17.1 14.0
2.        Ciudad de México 8.9 7.2
3.        Veracruz 8.2 6.7
4.        Jalisco 8.1 6.6
5.        Puebla 6.3 5.1
6.        Guanajuato 5.9 4.8
7.        Chiapas 5.3 4.3
8.        Nuevo León 5.2 4.3
TOTALES 65 m h 53 %

Fuente: CONAPO, 2017.

Y es en estas mismas entidades que se concentra y espera la mayor cantidad de votos en la próxima elección. Si bien es cierto en el estado tienen presencia, que no representatividad, nueve fuerzas políticas (PRI, PAN, PRD, PVE, MC, PANAL, MORENA, PES, PT), y el estado de Michoacán representa un botin para las mismas, que con independencia de su origen todas persiguen lo mismo, el poder por el poder.

En la guerra, es importante el botin porque este se adquiere a partir del despojo, éste es tomado del enemigo a costa del pillaje, el saqueo y el cautiverio de aquellos que se consideran peligrosos. Así los despojos, se dividen en partes no necesariamente iguales entre quienes fueron a batalla y quienes se quedaron en el campamento ayudando a generar las condiciones para el triunfo.

Dicho lo anterior, ante la falta de sensibilidad política, la confusión social y el desconcierto de la militancia de morena y sus simpatizantes, he decidido escribir este artículo, asumiendo la responsabilidad que implica tanto el silencio como el hecho de levantar la voz.

Los desatinos de todos los partidos políticos para seleccionar a sus candidatos

 En este marco expondré un hecho que se repite sistemáticamente en diversos estados de la república, y que ayudarán a algunos lectores a entender mejor lo que está sucediendo en todos los partidos políticos en el momento de seleccionar a sus candidatos y que mejor ejemplo de los desatinos y el desaseo, que lo que ocurre con morena en el estado de Michoacán ante el desbordamiento del movimiento PRO-AMLO ¿Ocurre acaso lo mismo en los ocho estados que si son prioritarios, donde dicho sea de paso, se concentrará la mayor captación de votos hacia morena?

En Michoacán todo tiene una lógica muy simple, se llama simulación política… tal es el caso de morena que ha ido del pragmatismo político a la evidente simulación. Como bien dicen por ahí…”Aquí, el circo tiene dueño”, ajustaría un poco la frase afirmando que en Michoacán en este momento “el circo tiene al menos tres dueños”, cuyos nombres no es necesario mencionar. Ya que cada uno de ellos representa intereses económicos, grupos de poder y jugosos negocios para unos cuantos, lo que es preciso saber es si los ciudadanos son parte del mismo juego y si también son controlados por los dueños del circo.

Ante el momento histórico por el que transitamos, los ciudadanos de México decimos aspirar a la transformación de este país. Sin embargo, la gran mayoría de los ciudadanos no alcanzan a descubrir a tiempo las formas en que se mueven los dueños del circo en el estado, donde casi todos los actores políticos son controlados por cualquiera de ellos, sin importar el color de la oferta política que representen.

¿Qué es entonces morena en el estado de Michoacán? ¿Acaso la representación (a través de la ahora mayoría de sus aspirantes a candidatos) de más de lo mismo? ¿Qué representa esto entonces, para la militancia y los simpatizantes de morena que han comprado sin chistar la ideología de AMLO si en pocos meses morena Michoacán ha pasado de ser “morena la esperanza de México” a la representación de estos titiriteros? Véalo usted si lo prefiere como una premonición, o bien como el resultado de la coalición “Juntos haremos historia”.

Y en cualquier dirección que mire estimado lector, encontrará que detrás de casi todos los aspirantes, a cualquiera de los cargos de representación popular, encontrará a alguno de los personajes antes descritos, ya sea como padrino o como respaldo político de la inmensa mayoría de las “ofertas políticas” que aspiran a una alcaldía o una diputación local.

¿Esperábamos acaso algo distinto? ¿Es que acaso los ciudadanos aceptan la continuidad de la mafia en el poder solo que ahora a nivel regional? ¿Dónde quedó la esperanza y el sueño por la transformación de éste país para el estado de Michoacán?… Es este el momento en que una ciudadana libre se cuestiona a sí misma. ¿Entonces por quién votaré en el estado?

Está claro que hay que sacar al PRI de los pinos y que ante ese hecho la opción es votar por morena a nivel federal (presidente de la República, Senadores y Diputados federales). Sin embargo, no ocurre lo mismo cuando pienso en el estado de Michoacán, donde concurrirá la elección local (Diputaciones locales y presidencias municipales) y donde el poder de estos personajes siniestros a los que me referí con anterioridad está muy por encima de las buenas intenciones de cualquier ciudadano(a). Y no es que pretenda satanizar a morena, ya que este mismo hecho y estos mismos personajes están presentes también en las otras fuerzas y ofertas políticas. Cada coalición de partidos ha pasado de ser un híbrido estéril a una melcocha.

 ¿Dónde quedaron las ideologías, si todas se han visto rebasadas por el momento histórico y claro también por su asfixiante corrupción interna y externa? y no es que no entendamos el momento histórico que atravesamos y la importancia del pragmatismo político del momento. Es sólo que Michoacán como muchos otros estados, queda no solamente a la deriva sino en manos de indeseables corruptos muchos de los cuales, serán ¿avalados por la ciudadanía?

¿Qué pasará ahora en el estado con todos esos espíritus desbordados por el sueño de la transformación de este país? ¿Qué pasará con todos esos jóvenes michoacanos que verdaderamente creen que el “cambio” es posible cuando se enfrenten a un candidato indeseable? ¿Con que cinismo morena estatal les va a ofrecer más de lo mismo? y peor aún, ¿Con que docilidad lo aceptará la mayoría de los ciudadanos que se dicen hartos de tanta corrupción?

 Ahora entiendo las palabras de Gabriel García Hernández cuando en alguna reunión de organización en la ciudad de Morelia decía a los militantes de morena, “ustedes trabajen y dejen que de las vulgares candidaturas nos encarguemos nosotros”. En ese momento, me preguntaba, ¿Nosotros? ¿Quiénes? ¿Vulgares candidaturas?… ahora sé con certeza a quienes se refería. Lo que no sabía en ese momento era que algunos pseudo morenistas, son los secuaces de los personajes anteriormente descritos, y ¡vaya que se han encargado de las candidaturas!

Lo que está en juego en el estado de Michoacán radica no sólo en las formas de cómo se accede al poder sino de cómo se ejerce y a través de quienes se ejerce, ya que estas formas, son conocidas por todos los michoacanos.

 En caso de que morena no cambie el rumbo en el estado, nos esperarán al menos otros tres años de simulación, programas ordeñados, inseguridad y falta de oportunidades reales para la mayoría de los michoacanos. Estamos en deuda con el futuro de muchos jóvenes, los recursos de diversos sectores que confían en que con morena “ahora sí” se acabará la impunidad, la inseguridad y la corrupción en el estado, de que “ahora sí” habrá justicia en este país, de que “ahora sí” habrá un espacio digno para las mujeres en la sociedad y seremos escuchadas, de que “ahora sí” habrá más y mejores oportunidades de empleo, etc. etc.

Es claro, que en Michoacán las falacias funcionan bien, en este estado ni la gran mayoría de los actores políticos ni de los ciudadanos están a la altura de las circunstancias, menos aún del momento histórico y de la tan anhelada  transformación política y social que tanto necesita el estado. Ya que serán los mismos ciudadanos, los que debido a la ignorancia política o a su falta de perspicacia respaldarán a estos personajes y sus secuaces. Ojalá el tiempo demuestre que estoy equivocada.