Monreal y la espada de Damocles.

Publicado en Debate el miércoles 14, noviembre, 2018

En la imagen el coordinador de los Senadores de Morena, Ricardo Monreal.

Isidro Galicia/ÁGORA DEBATE.

El fin de la usura, rapiña y abuso del sistema bancario mexicano está en ruta.

La ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros y de la Ley de Instituciones de Crédito, presentada por el coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal Ávila, anunció que cortará la cabeza a la banca, a sus prácticas crediticias y servicios..

Dicha propuesta, prohíbe a las entidades financieras el cobrar comisiones a clientes o usuarios, por operaciones de consulta de saldo y retiro en efectivo en cajeros automáticos internos.

Así como la reposición de plástico por robo o extravío, estados de cuenta adicionales, disposición de crédito en efectivo, anualidad de tarjetas de crédito, transferencias a otros bancos, por cheque de caja girado y certificado, entre otras

Monreal Ávila, no pudo presentar tal iniciativa sin la consulta al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, un proyecto de decreto que cimbraría el mosaico financiero del país.

Y así sucedió.

A López Obrador, con la iniciativa presentada por el senador Monreal, le permitió pulsar la reacción de los mercados financieros y de los propios dueños del dinero, ambos, sensibles e irritables ante la irreversible decisión de terminar con un periodo de impunidad bancaria.

Aun y a pesar que López Obrador exploró el terreno financiero y lo midió con el propósito de “sensibilizar” al sector, lo cierto, es que la decisión está asumida y tomada por el equipo financiero del próximo gobierno federal.

Ricardo Monreal solo fue la pieza que colocó desde el senado de la República, López Obrador para “doblegar” a los capitales bancarios, y estos empiezan a tambalearse.

A dos semanas de tomar protestas como presidente constitucional, Andrés Manuel López Obrador lanzó una de las iniciativas más ambiciosas del próximo régimen que está por iniciar.

Terminar con la rapacidad de un puñado de inversionistas extranjeros, que, ante la complicidad de los gobiernos neoliberales, fortalecieron la política arbitraria en contra de la población mexicana.

La espada de Damocles está por caer en la cabeza de la banca extranjerizada.

Como esta historia del escritor griego Timeo de Tauromenio, se avizora un desenlace fatalista para quienes, en la absoluta ilegalidad, se han enriquecido impunemente.

La cuarta transformación obradorista inicia y para la banca termina el festín.

Solo será cuestión de tiempo para que la espada caiga sobre su cabeza.