Retomando lo que está en juego.

Publicado en Debate el lunes 2, abril, 2018

En la imagen el candidato presidencial de la Coalición “Juntos Haremos Historia” Andrés Manuel López Obrador, en el inicio de la campaña en Ciudad Juárez.

Hypatia López/ÁGORA DEBATE.

“El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, ni participa en los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio del pan, del pescado, de la harina, del alquiler, de los zapatos o las medicinas
dependen de las decisiones políticas.

El analfabeto político es tan burro, que se enorgullece e hincha el pecho diciendo que odia la política. No sabe, el imbécil, que, de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos, que es el político trapacero, granuja, corrupto y servil de las empresas nacionales y multinacionales”

Bertolt Brecht.

Retomando lo que está en juego

 Apreciable lector, la que escribe al igual que millones de mexicanos y probablemente usted entre ellos y durante al menos las últimas cuatro décadas, hemos observado la gradual descomposición del tejido social y de nuestras instituciones hasta un punto vomitivo.

Hemos pasado del asombro a la ira, del coraje a la impotencia, de la evasión a la frustración, del esfuerzo ciudadano al éxito, y del fracaso al fracaso, en intentos por contribuir a la par de millones de mexicanos a construir un país diferente.

Desde finales de los años ochenta hasta la actualidad, la constante ha sido el saqueo transexenal, la impunidad, la deuda pública y un modelo económico neoliberal retorcido y fracasado para las grandes mayorías de los habitantes de este país, sin embargo, de ese mismo modelo se han beneficiado unos cuantos empresarios.

A mediados del año anterior, con firmeza dijo el Lic. Andrés Manuel López Obrador, “lo que está en juego en nuestro país en las próximas elecciones son dos paradigmas” y ciertamente, son el contraste de esos paradigmas, lo que está en juego en las próximas elecciones del primero de Julio. La posibilidad del cambio y mejor aún, de la transformación de este país, en contraparte con más de lo mismo.

Y con este “más de lo mismo”, hago referencia a los índices alarmantes que cada día crecen en relación a la violación de los derechos humanos y las posturas increíbles de la clase gobernante con relación a la impunidad, el desvío de recursos, la falta de transparencia y el enriquecimiento ilícito por decir, lo menos.

Sin duda alguna, este sexenio supera a todos los anteriores en materia de corrupción. Hoy día por ejemplo, al menos veintidós gobernadores de treinta y uno que tiene el país, son “investigados” por malversación de fondos;  y por si fuera poco, a esto hay que agregar el desvío de los donativos nacionales e internacionales por parte del gobierno federal para los damnificados de los sismos de Septiembre del 2017.

Suficientes razones para estar a favor del Proyecto de Nación del licenciado Andrés Manuel López Obrador, ¿no cree usted? razones suficientes para que las desbandadas de otras fuerzas políticas a morena sean increíbles, no obstante, y pese a todos los cuestionamientos que puedan tener las mismas, razones para que respalden en lo nacional los esfuerzos de Andrés Manuel López Obrador y de morena a nivel nacional.

Dicen por ahí, que la política se cuenta en etapas, y se acerca la hora de la verdad. Por un lado, se acerca el momento en donde el tablero está definido y sólo queda jugar. En cada batalla por el poder, contará la estrategia, las posiciones, la rapidez, la inteligencia del adversario, y la inteligencia de cada jugador.

Por otro lado, viene el momento de pasar la factura a los posibles representantes populares, viene el anhelado instante en que el ciudadano podrá a través de su voto intentará al menos hacer justicia y externar sus inconvenientes o desacuerdos. Porque finalmente, nadie conoce mejor a los posibles representantes populares que el ciudadano.

En este sentido, a nivel federal, la voz en favor de morena está unida y crece cada vez más, por decirlo de alguna manera, morena en lo federal está imparable. No así en los diversos estados, dónde hasta el último día se levantarán voces de descontento, ya no por las alianzas sino por algunos de los personajes que resultan de las mismas y no representan a la ciudadanía, ni la promesa de la tan anhelada transformación de México.