SEA: Un fiscal que nacerá muerto.

Publicado en Debate el jueves 23, noviembre, 2017

 

En la imagen el Coordinador de las Fiscalías Regionales de la PGJEM, Marco Aurelio Nava Cervantes.

Isidro Galicia/ÁGORA DEBATE.

Uno de los movimientos ciudadanos más influyentes de nuestro siglo fue la construcción de una legislación anticorrupción.

Surgido de sectores académicos, intelectuales e integrantes de la sociedad civil, lograron colocar en la agenda pública y de los partidos políticos, el lacerante tema de la corrupción.

En Michoacán se procesa la designación del fiscal anticorrupción. Una decisión que se mueve entre la sospecha y el cinismo político.

Donde los aspirantes tienen vínculos laborales con el gobierno del estado; uno en particular, Marco Aurelio Nava Cervantes, quien se perfila a encabezar la fiscalía en la entidad.

Un escenario más que devastador para la eficacia de una legislación. La claudicación institucional del combate frontal contra los actos corruptivos.

Una decisión circunscrita a los intereses gubernativos  y de los propios partidos políticos, que sustituye el objetivo neurálgico de la ley.

Sí el ahora Coordinador de las Fiscalías Regionales de la PGJE de Michoacán, Marco Aurelio Nava logra llegar a la fiscalía anticorrupción, el mensaje del gobernador Silvano Aureoles Conejo y de los diputados locales será la tolerancia y permisibilidad a la corrupción.

Los artificios de transparencia e independencia que los partidos políticos pretenden simular a la ciudadanía para la elección del fiscal, solo exhiben el desdén político para ciudadanizar los organismos autónomos estatales.

Desprender de las inercias partidarias una de las decisiones de mayor trascendencia para la vida pública del estado, sería una condición necesaria y oportuna para ganar en autonomía de un sistema insipiente.

La tarea no es menor. El nuevo fiscal de Michoacán, bajo este contexto, llegaría limitado en sus atribuciones, cooptado por los arreglos políticos y presionado por los sectores de la sociedad civil.

Su función estaría en riesgo de colocarse como una entidad testimonial y tolerante a la corrupción.

Marco Aurelio Nava sería el talón de Aquiles de una legislación y de un sistema que pretende combatir la corrupción.

Dicen que origen es destino. Un fiscal que sin nacer está muerto.