Silvano y sus escenarios.

Publicado en Debate el viernes 17, noviembre, 2017

 

Isidro Galicia/ÁGORA DEBATE.

El 2018 es para Silvano Aureoles Conejo el péndulo que marcará su futuro político tras la elección presidencial.

El escenario más confortable para el mandatario michoacano es que no gane el aspirante de la izquierda mexicana Andrés Manuel López Obrador.

En los hechos, Aureoles Conejo buscará que el tabasqueño- al menos en Michoacán- sea derrotado en los comicios presidenciales y disminuir al máximo las expectativas electorales de Morena en el estado.

Si bien, Silvano Aureoles se encuentra en un periodo complejo que contrasta con lo que sucede en Michoacán y lo que dice-sobre todo en materia de inseguridad-  el gobernador aún tiene de su lado el aparto del estado y los recursos financieros, para inclinar o al menos perfilar ciertos escenarios electorales.

AMLO es el adversario a vencer. De ganar Obrador los comicios presidenciales, Silvano quedará en orfandad política y en espera de congratularse con el tabasqueño.

El Frente Ciudadano por México se encuentra atomizado.

Las inercias autoritarias y antidemocráticas de los dirigentes de los tres partidos políticos- sobre todo el dirigente del PAN, Ricardo Anaya- han golpeado a la unión partidaria en cuanto a la legitimidad de sus propósitos.

El Frente se cerró a unas cuentas voces y actores políticos. Silvano Aureoles se encuentra en una posición casi marginal.

Aureoles Conejo está rezagado respecto a otros aspirantes presidenciales como el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera o el propio Ricardo Anaya.

Michoacán para el gobernador no ha sido un activo eficaz para colocarlo en una posición rentable, para la negociación con los dirigentes partidarios.

Al contrario. La Gobernanza en Michoacán lo ha situado en abiertas desventajas ante la complejidad que representa la gobernabilidad michoacana.

Sí el Frente Ciudadano por México se decanta por Ricardo Anaya, el gobernador michoacano estará en la posición de activar una operación electoral en contra del FCM.

Un escenario adicional, es que, Silvano Aureoles revigorice el pacto con Los Pinos y Enrique Peña Nieto.  Su posición ante la Federación es cómoda.

Una alianza electoral de facto con el PRI será un escenario posible para el gobernador. Trabajar para el candidato oficial del régimen, le permitirá gozar de ciertos privilegios en el último tercio del mandato estatal.

Claro, sí el candidato del PRI venciera.