Apatzingán y el feudo de la violencia.

Publicado en Pública el miércoles 14, marzo, 2018

Isidro Galicia/ÁGORA PÚBLICA.

La violencia en la región de Apatzingán se mantiene intacta ante los embates de los grupos delictivos que operan de forma indiscriminada, ante la mirada testimonial del gobierno de Michoacán y de las autoridades regionales.

Una vez más, se registró una jornada de inestabilidad social y de inseguridad en el municipio de Apatzingán, así como otros puntos de Michoacán. Asimismo, unidades de empresas particulares de nuevo fueron utilizadas como barricadas para impedir el libre tránsito en algunos accesos a la cabecera municipal.

Ante ello, las autoridades del gobierno de Michoacán y el mandatario Silvano Aureoles Conejo, como simples espectadores del apropiamiento de los territorios por las células delictivas, que se atribuyen el dominio de las regiones y particularmente del Valle de Apatzingán, muestran su capacidad para operar acciones violentas de forma coordinada.

Sin el amparo de la ley y ante la abierta indefensión de la población civil, que solo se resguarda por los actos intimidatorios y de propagación del miedo en la zona, las autoridades estatales confirman su incapacidad para garantizar el estado de derecho y la seguridad elemental de los ciudadanos terracalenteños.

Cabe recordar, que, en días pasados, actos similares de manifestación de poder del crimen organizado amedrentaron a la población con secuestros y quema de vehículos, así como la irrupción de las vías carreteras de la región. También se registró daños a la tienda denominada Bodega Aurrera, con un conato de incendio provocado por los actos de violencia de este miércoles.