condicionados y acarreados en el registro de Alfonso Martínez.

Publicado en Pública el lunes 9, abril, 2018

 

Redacción/ÁGORA PÚBLICA.

El multicuestionado Alfonso Martínez Alcázar se registró este domingo para reelegirse a la alcaldía de Morelia aunque la constante fue que a diferencia del evento horas de Fausto Vallejo Figueroa, en esta ocasión sí fue notoria la presencia de acarreados y de algunas personas que carpeta bajo el brazo, pasaban lista a los que llegaban al mitin.

De hecho, algunos grupos de personas abandonaron el lugar apenas Martínez Alcázar comenzó su discurso pero agremiados al Sindicato Demócrata de Empleados Municipales de Morelia (Sidemm) tuvieron que regresar porque en una tienda de conveniencia cercana, varios sujetos pasaban lista a los presentes.

Y a pesar de que hasta llevaron banda para alegrar a los supuestos simpatizantes de Alfonso Martínez, era notorio el estado de ánimo de la gente obligada a acudir a un evento al que no querían asistir.

“Al final sólo quedamos algunos del Sidemm; considero que eran unas 200 personas al final y eso porque teníamos que regresar al OXXO a volver a pasar lista porque vieron que se les estaba yendo la gente y así nos presionaron para quedarnos”, narró uno de los que asistieron a fuerza.

El actual alcalde de Morelia, Alfonso Martínez Alcázar, en su gestión ha provocado diferentes escándalos donde siempre sale a relucir jugosos negocios para empresas que no son de Michoacán, como la pretensión de endeudar al municipio para supuestamente renovar las luminarias de la ciudad.

También desde el primer año de su gobierno, el ex panista pretendió hacer negocio con una empresa para instalar cámaras de video para cobrar multas automovilísticas, situación que fue impedida por el Congreso del Estado.

Otro escándalo fue la contratación de una empresa veracruzana que se encargó de revaluar los predios en la ciudad a condición de recibir el 30 por ciento de la recaudación y para este 2018, el cobro del impuesto predial se elevó hasta el 500 por ciento en muchos casos.

Pero el más reciente escándalo que enfrentó el gobierno municipal, fue el video que circuló a finales del mes de marzo en redes sociales, donde se acusa de enriquecimiento ilícito de Ernesto Santamaría Reyes, quien habría comprado de contado dos terrenos en la exclusiva zona residencial de Altozano, donde además presuntamente edifica una lujosa propiedad con alberca y salón de fiestas con un valor de màs de 7 millones de pesos.