Democracia incrédula | Solo el 19 por ciento de los mexicanos satisfechos

Publicado en Pública el jueves 2, marzo, 2017

 

Redacción/ Ágora Política

Con tan solo un 19 por ciento de la población en México que se dijo satisfecha por los resultados de la democracia, México en el 2015 se instaló en el último lugar en América Latina de 18 países evaluados, a seis meses de iniciar el proceso electoral federal.

 

En el 2017 se realizarán cuatro procesos electorales en el Estado de México, Coahuila, Nayarit y Veracruz; asimismo, en el 2018, estarán en disputa más de tres mil cargos de elección popular en la mayoría de los estados del país, de acuerdo a las autoridades del órgano electoral federal.

No obstante, la elección presidencial, enfrentará los desafíos propios de un sistema democrático, que arrastra un déficit de satisfacción ante la ciudadanía mexicana.

De acuerdo al reciente estudio realizado por Latinbarómetro 2015, organismo que mide la opinión pública, democracia y economía en los países de América Latina, reveló que México como gobierno tenía una aprobación del 35 por ciento de la población.

Y el dato que expone el contexto político y electoral que enfrentará la comunidad política nacional el próximo año, es que tan solo el 19 por ciento de la ciudadanía se dijo satisfecha por los resultados propiciados por el sistema democrático mexicano. Estudio que ubicó a México en el último lugar con un 19 por ciento de 18 países evaluados del continente americano.

Dentro de los desafíos comiciales de órganos federal, locales, partidos políticos y candidatos, será el de reconstituir la credibilidad y confianza de los procesos electorales y de sus propios resultados ante los electores, a partir de la construcción de un basamento legal sólido.

Evidentemente, la evaluación de la democracia mexicana paso por temas económicos, sociales, participación política y de cultura cívica. Además de la   calidad de la democracia en México, se encuentra el gran reto político de garantizar escenarios de legalidad, equidad, certeza y competencia tanto a partidos como a candidatos en los comicios del 2018.

El tiempo es reducido para suprimir   la idea de una democracia insolvente y frustrante en la ciudadanía en México, a pocos meses de iniciar legalmente el proceso electoral. El gran desafío que afrontarán las instituciones políticas en el 2018, es diseminar la idea de una democracia garante de la legalidad y que sus resultados sean apreciados por los mexicanos. De lo contrario, un nuevo periodo de involución democrática se asoma.