En Michoacán aún hay un aguerra, “no se ha acabado”: Sacerdote José Luis Segura.

Publicado en Pública el lunes 22, enero, 2018

 

Califica a la administración estatal de fantasiosa.

Isidro Galicia/ÁGORA PÚBLICA.

Apatzingán, Mich.- Polemista y frontal, el párroco  José Luis Segura Barragán, uno  de los  religiosos  más incisivos en los temas de impunidad, inseguridad y violencia en Michoacán, criticó al gobernador del estado , Silvano Aureoles Conejo al calificarlo como “un patrón tracalero” y  afirmar que la administración estatal vive en una  “fantasía”.

Entrevistado en un céntrico hotel de la ciudad de Apatzingán, el párroco de La Ruana en Buenavista Tomatlán, y despojado de su investidura clériga, Segura Barragán, asegura que en la región de la tierra caliente hay una guerra “y aún no se acabado”.

“Es un aguerra solapada, callada y ocultada; aquí hay una guerra y no se ha acabado, entre grupos criminales, son células que dominan parte del municipio (Apatzingán). Está tensión está entre los límites de los municipios de Apatzingán y de Buenavista”.

José Luis Segura, precisa que, aunque en el mes de enero han disminuido las cifras de criminalidad y ejecuciones, “en diversas comunidades se registra un éxodo forzado de familias que deciden abandonar sus hogares”.

Respecto a la excesiva publicitación de las denominadas Mesas de Seguridad, estrategias diseñadas por el gobierno federal y del estado, el sacerdote las califica de “mentira”; “Hubo un intento de colaboración de la sociedad y los gobiernos, pero ya no estamos en ella, pues perdió su espíritu original y ahora las controlan los gobiernos, ya no es ciudadana”.

El gobierno de Silvano una “fantasía”.

En materia de gobernabilidad en Michoacán, para José Luis Segura la administración de Silvano (Aureoles Conejo) es una “fantasía, montada y fundamentada en programas ficticios”.

“Gastan mucho en publicidad falsa; porque él hace es traer gente de televisa a fines que le darán por su lado y no mostrarán la realidad, hablarán de temas amigables”.

“Para el mundo de Silvano, asevera el religioso, ese fantasioso, que pareciera que está paranoico y fuera de la realidad, finge una realidad que no existe”.

El gobernador un patrón “tracalero”.

Y en ese mismo tenor crítico, Segura Barragán, se refirió a las acciones de coerción que ha implementado el gobierno de Michoacán para sofocar a la protesta social y sindical.

“Desde Arantepácua para acá se ha dedicado (Silvano Aureoles) a reprimir.  No cumple y no paga a los maestros lo que les debe pagar, es un patrón tracalero que cuando le reclaman agrede a quien les debe”.

Con más de 25 años de sacerdocio, el párroco de la comunidad de La Ruana continúa “Y como es la autoridad está cometiendo en delito, reprimir a quien le debe es una injusticia”.

Desafiante en sus palabras, José Luis Segura afirma “Está callando a todas las personas que nos atrevemos a decir algo; es el inicio de una dictadura tremenda, para que nadie diga cómo está Michoacán”

Fiel a su dogma, el sacerdote que desafía el establishment local y de Michoacán, termina con la entrevista sonriendo, acompañado de un café humeante y en medio de un restaurante vacío.