La misoginia presente en la esfera pública y gubernamental: María de Rubí Gómez Campos.

Publicado en Pública el martes 3, octubre, 2017

 

Desigualdad, impunidad, ineficacia gubernamental, factores que alientan los feminicidios.

 

Isidro Galicia/ÁGORA PÚBLICA.

Fotografía: Eric Sánchez.

Categórica lo afirma “matar a una mujer, tiene implicaciones morales y simbólicas”.

Como una de las académicas más reconocidas en el tema de género en Michoacán de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Rubí de María Gómez Campos, afirma que los feminicidios en México es una expresión “de la decadencia de la sociedad”.

De acuerdo con la académica- los feminicidios-  se dan bajo una serie de condiciones como la desigualdad, el factor de la impunidad, incapacidad de las autoridades, así como la misoginia que se encuentra presente en la esfera pública y gubernamental.

La investigadora del Instituto de Investigaciones Filosóficas “Luis Villoro” de la UNIMICH, desdobla una serie de argumentos que determinan el fenómeno de los feminicidios en México y en el estado.

La ex titular del Instituto de la Mujer durante el sexenio gubernamental de Lázaro cárdenas Batel, asegura que en el caso de los feminicidios es un ejemplo de un nivel jamás alcanzado como país.

“El que el respeto a la vida humana en general lo vemos muy degradado; pero en el caso de las mujeres, la gravedad que implica el aumento gradual y sistemático como los feminicidios”

Gómez Campos, observa insustancial la emisión de la Alerta de Género.

“No hemos visto los efectos positivos de este mecanismo institucional; es un mecanismo creado con el fin de promover la participación ciudadana y la acción articulada de los gobiernos en el tema, el feminicidio es una expresión de violencia, producida por la decadencia de valores, además de una profunda crisis de seguridad”.

La alerta debe ser concebida-señala la investigadora-  con el propósito de visibilizar y atender de forma directa y articulada por los tres niveles de gobierno, “así como comprometer a toda la sociedad”.

María de Rubí Gómez, considera como grave que no se alerte y alarme la sociedad en el tema de los feminicidios; “la alerta de género tiene la función de reconocer y señalar el grado de impunidad que hay en una sociedad y el de parar de forma inmediata el delito”.

 

En su oficina ubicada en ciudad universitaria, la académica afirma que matar a una mujer “tiene implicaciones morales y simbólicas muy profundas”. Para Rubí de María Gómez, el problema de los feminicidios es que lo acompaña un elemento de “impunidad”.

En el renglón de la impunidad en los delitos, aprecia como un trasfondo que no corresponde exclusivamente del todo a las áreas de procuración de justicia. “El fenómeno responde a un elemento de impunidad que ha sido alimentado durante muchos años y hay que decirlo también durante siglos en contra de las mujeres”.

“La impunidad, argumenta la académica, se alimenta por la exclusión de las mujeres y el desprecio hacia la figura femenina, y todo esto que se denomina misoginia está presente en las situaciones y esto produce impunidad; ésta presente en los espacios educativos, laborales, sociales y políticos y esto promueve la impunidad”

Gómez Campos, quien sin detener su alocución e impresiones acerca del tema, insiste que, a pesar de los esfuerzos gubernamentales, de las organizaciones de la sociedad civil del   y del interés de algunos segmentos del periodismo, “hay casos de asesinato de mujeres que no salen a la luz pública que no son conocidos”.

Además del incremento en cifras de mujeres asesinadas a la académica de la UNIMICH le preocupa la indiferencia de la sociedad en los feminicidios.

“La responsabilidad que las mujeres tengan una vida digna y libre de violencia, -opina la experta en materia de género-una vez asumida por el Estado, debería ser respaldada por toda la sociedad. Y lo que más me preocupa el fenómeno de indiferencia, el hecho de que todavía haya quienes naturalicen los feminicidios, el nivel de naturalización es lo que se me hace más grave”.

Para María de Rubí Gómez los feminicidios es algo que debe detenerse de forma inmediata “mediante la sanción, aún debe trabajarse a un nivel mucho más profundo en la sensibilización social, capacitación y profesionalización de los agentes gubernamentales que son responsable de la seguridad de las mujeres”.

Y agrega “es muy importante aprender el trasfondo del feminicidio; el fenómeno de fondo es desigual, vivimos en un orden desigual, donde las mujeres son discriminadas de muchas formas en el seno familiar, que abona a la fragilidad como son vistas las mujeres socialmente”.

Para la investigadora el sentimiento de fragilidad- en muchas ocasiones compartidas por las mujeres- “ese es un problema de fondo”.

“Ese sentimiento de inseguridad- advierte la entrevistada- que nos produce la realidad, efectivamente de riesgo en la que están sometidas las mujeres ante este esquema de impunidad, se recrudece con el estigma de la debilidad femenina”.

Continuará.