Octavio Paz: Y las máscaras mexicanas

Publicado en Pública el miércoles 19, abril, 2017

 

Isidro Galicia/Ágora Pública

Octavio paz cumple 19 años de su fallecimiento. Su aportación poética y literaria en el México del Siglo XX, desentrañó los rostros de la mexicanidad. Su obra cumbre “El laberinto de la Soledad” escrita en 1950, es la radiografía antropológica, psicológica y cultural del pueblo de México. Paz, en su laberinto crítico de la mexicanidad, mostró los verdaderos rostros y los temores ancestrales del mexicano.

En pleno Silgo XXI, la obra de Paz es la referencia obligada para entender nuestro proceso social actual. La decadencia pública de México, que se mueve entre la indolencia, la indiferencia y la soberbia en contra del otro o de los otros. ¿Qué somos para el gobierno, para nuestro gobierno? Una masa amorfa ideológicamente, una especie dominada por la ignorancia o un mal necesario, que legitima las decisiones de un grupo de poder dominante.

Es recurrente la atmosfera del fracaso en México. No hay luces que atenúen el fracaso político. La decepción que arraiga la desconfianza, el miedo y el rechazo de la ciudadanía a sus gobiernos. La hostilidad como una máscara que se antepone a la verdad y a la justicia. México, una nación de varias máscaras, se encuentra en vilo. La decadencia de la clase gobernante y su afán de enriquecimiento desmedido, condujo a la nación a un precipicio demasiado riesgoso.

El monetarismo, el individualismo y el monopolio del poder, acrecentó la pobreza y la desigualdad actual. Aunque hay una salida en lo inmediato, México transita bajo la duda y la incertidumbre. Un camino sinuoso que desesperanza el presente y el mañana. ¿Revelarnos? Sería la salida. La máscara de la ira y el desprecio sería útil para desahogar el desasosiego social, pero insuficiente, para construir una nación de iguales.

19 años de la muerte de Octavio Paz, el hombre y el poeta que desenmascaró el México del Siglo XX, que mantiene la vigencia de sus conceptos sobre el mexicano. Leer a Paz es la posibilidad de revelarnos de nuestra actualidad, de someternos a un agudo acto de conciencia, de situarnos en una realidad por dolorosa que sea. Es Paz la conciencia poética y literaria de nuestro tiempo. El hombre que mostró  al México profundo.