Un priista en el corredor de la izquierda.

Publicado en Pública el jueves 3, agosto, 2017

 

Isidro Galicia/ÁGORA PÚBLICA.

Es la ínsula política del PRI en la tierra caliente.

Apatzingán se encuentra amurallado por los gobiernos municipales del Partido de la Revolución Democrática.

Buenavista, Parácuaro, Múgica, Telpalcatepec, los municipios vecinos, son gobernados por la izquierda y por el partido del gobernador en Michoacán, Silvano Aureoles Conejo.

El alcalde de extracción priista, César Chávez Garibay, con un bajo perfil político, gobierna desde el 2015 el municipio.

Su base social es inexpugnable. Su fortaleza se dimensiona ante el extravío programático e ideológico de la oposición.

Luego de tres periodos gubernamentales consecutivos del Sol Azteca y una administración del PRI que naufragó en el caos político, Chávez Garibay, ganó los comicios locales con cierto margen electoral.

De aquella elección local, el corredor amarillo de la tierra caliente se reconstituyó y se configuró el nuevo mapa político de la izquierda en la región.

Dominante y omnipresente.

Con todo ello, el PRI logró conservar el municipio de Apatzingán, un bastión histórico de la izquierda en Michoacán.

En el pasado inmediato, un municipio referente del movimiento cardenista de 1988.

En medio de las voces de la izquierda, de los gobiernos progresistas – al menos en sus principios partidistas- y de la figura de un gobernador protagónico, un priista en el corredor de la izquierda gobierna ante la hostilidad ideológica de la zona geográfica.

Cauto y precavido así es su endogamia, el alcalde de Apatzingán, César Chávez gobierna sin grandes reflectores que sobredimensionen su figura.

Educado en lo político por la vieja guardia, pero joven que visiona.

Hoy el corazón de la tierra caliente está en manos del PRI y de un priista.

Apatzingán, una de las joyas electorales de Michoacán, no está en la izquierda.

La reelección es el camino. El alcalde tendrá la última palabra.